El Karma Heredado

karma-heredado-600x300
Pin It

El Karma heredado ¿En qué consiste?

¿Se hereda el Karma? Inmersos como estamos en esta sociedad materialista, podríamos decir que no. Porque no lo vemos. Se heredan los bienes. Los bienes muebles y los inmuebles, las joyas, las viviendas. Aceptamos que, en cierta medida, pueden heredarse los genes, y con ellos, el color de los ojos, la forma de la nariz, la altura, la constitución corporal  o las enfermedades. Pero los efectos de las acciones de nuestros antepasados no se heredan, ¿O sí? No es mi intención adentrarme en el terreno de lo metafísico, pero en mi consulta he visto casos que realmente dan mucho que pensar. ¿Tenemos culpa los hijos de lo que nuestros padres, o más allá, nuestros abuelos o bisabuelos, y si me apuras, los tatarabuelos y demás ancestros, hayan hecho a lo largo de su vida? ¿Qué culpa puedo tener yo de lo que hicieran unas personas que vivieron incluso siglos antes de que yo viniese al mundo?

 

¿Justicia divina o karma heredado?

Nos cuesta creerlo, y además, lo consideramos injusto. Pero injusto o no, el karma heredado, es lo que tenemos y, a menudo, somos víctimas de su consecuencia y vivimos en una continua desgracia en alguno de los terrenos de nuestra vida, ya sea el amoroso, el profesional, en la fortuna, o simplemente, en esas manías de nuestra personalidad que nos disgustan a nosotros mismos y que, además, a veces, perjudican a nuestros seres queridos.

 

Seguramente habrás conocido a personas que son muy desgraciadas en el amor, o a lo mejor incluso tú misma. Existe en la persona una tendencia escoger siempre a los hombres más sinverguenzas. ¿Casualidad? ¿mala suerte? Tirando del hilo, encontramos que esa mujer tuvo una madre que repitió la historia, también tuvo hombres a su lado que la minusvaloraban. Y, posiblemente, indagando más, encontremos que ella creció sin padre, o con un padre que la ignoraba.

 

El karma repercute en todo cuanto nos rodea y en todas las personas que entran en nuestra vida pero, a su vez, crea una cadena interminable hacia nuevas personas. Con el karma sucede como el efecto mariposa, que una acción en un punto recóndito del planeta, como el simple aleteo de una mariposa, puede alterar a muchísimos kilómetros de distancia. Por ejemplo, cuando estamos pasando una mala racha. Nos levantamos deprimidos, y por los nervios, nos golpeamos en un pie. Del dolor, nuestro humor empeora, y vamos a la calle inmersos en un mal humor que termina contagiándose a nuestro alrededor. Por ende, todo nos sale mal.

 

Una buena definición del efecto karma es imaginar una tela de araña. Si tocas un hilo, la tensión se deja sentir en toda la tela, aunque ese hilo esté lejos de donde está la araña. Esto sucede con nuestras acciones. Y de ahí la importancia de evitar que nuestros traumas pasen sus efectos a nuestros hijos. Evidentemente, rara vez somos conscientes de que esto sucede, pero es así, y sus efectos se dejan sentir generación tras generación, aunque sea de manera sutil.

¿Cómo puedo librarme de un karma heredado?

Si te sientes atrapada en un callejón sin salida, y por más que haces no consigues librarte de una mala suerte que te persigue en alguna faceta de tu vida, como por ejemplo, que no encuentras el amor, o no logras tener hijos, quizás estés siendo víctima de tu karma heredado. Es momento de que pidas ayuda a una vidente que te ayude a romper tu karma heredado. Las videntes tenemos métodos efectivos para romper el karma familiar.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *